¿QUE ES LA MTC?

MEDICINA TRADICIONAL CHINA

La medicina tradicional China existe desde hace por lo menos 2,500 años. Considera que el cuerpo humano proviene de las energías del universo compuestas de una forma específica, diferente a otros seres o materiales.

Dentro de este cuerpo existe un sistema de flujos de energía (Sistema Meridiano). Cuando estos flujos de energía son equilibrados el cuerpo está saludable. Cuando estos flujos están bloqueados o desequilibrados entre diferentes partes del cuerpo, esta persona está enferma.

Los practicantes de MTC toman el pulso a su paciente y examinan su lengua para diagnosticar desequilibrios de energía. También hacen falta interrogar las molestias y escuchar la voz del paciente. Luego analizan los datos recogidos y hacen un diagnóstico de MTC. En la medicina china pueden tomarse los pulsos en tres posiciones en cada muñeca y a tres profundidades en cada posición.

La enfermedad no es definida por síntomas ni por el nombre de una enfermedad como “la infección por VIH.” En cambio, un practicante de Medicina China hablará sobre los desequilibrios de energía. El idioma puede parecer muy extraño como “la deficiencia del yin”, o “la subida de fuego del corazón”, o “el bloqueo de Qi de hígado”. Las palabras chinas “yin”, “yang”, o “Fuego”, “agua” se refieren a energías complementarias que deben estar en equilibrio. Y el “Qi” (pronunciado como “chi”) puede traducirse más o menos como energía o fuerza de vida.

En la medicina tradicional china hay muchas maneras de mejorar el equilibrio de los flujos de energía del cuerpo. Las técnicas más comunes son las técnicas como el ejercicio de Qi Gong, masaje Tui Na, Moxibustión, Acupuntura, Dietética China, Fitoterapia (hierbas).

¿QUE ES LA ACUPUNTURA?

La Medicina Energética, más conocida cómo Acupuntura, es un sistema científico de tratamiento capaz de mejorar, corregir o prevenir las enfermedades (según el caso) sirviéndose para ello de la actuación con agujas, laser u otros instrumentos, sobre la energía vital que todo ser humano y animal, alberga dentro de sí y sin la cual no es posible la vida.

El objetivo de la Acupuntura es restaurar la salud en el cuerpo del paciente a través de la inserción y manipulación de agujas, entre otros métodos. La Acupuntura, por lo tanto, estimula o impulsa una depresión en los puntos para reequilibrar la energía del cuerpo, ya que se considera que las enfermedades son, en este sentido, un desequilibrio del Qi, Chi o Energía Vital.

Cabe destacar, de todas formas, que los puntos acupunturales (es decir, los puntos del cuerpo dónde se insertan las agujas) están estandarizados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esta entidad reconoce a la Acupuntura como un medio eficaz para tratar varias decenas de enfermedades y trastornos. La UNESCO, por su parte, ha declarado a la Acupuntura y a la Moxibustión (la cual utiliza el calor como vía de curación) como parte del Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Actualmente la Acupuntura, en todo el mundo ha adquirido una importante relevancia y eso es debido a que gracias a ella se logra beneficiarse de un significativo número de ventajas, entre las que destacaré las siguientes:

  • Es un estupendo tratamiento para ponerle fin a problemas de estrés o a cuadros de ansiedad.
  • Consigue aliviar y reducir los dolores que sufren determinadas personas. Con ello nos referimos a cefaleas, migrañas, esguinces, torceduras en las articulaciones, contracturas musculares, artritis, escoliosis, problemas de espalda, etc.
  • Esta técnica milenaria también ayuda a mejorar la circulación sanguínea.
  • Es utilizada también por muchas personas que quieren perder peso.
  • Asimismo en los últimos años ha crecido el número de individuos que han apostado por este tratamiento para poder dejar el hábito nocivo de fumar y de otras sustancias tóxicas para el organismo, como son las drogas.
  • Poner fin a los problemas de insomnio es otro de los importantes objetivos que se consigue, de manos de la Acupuntura.
  • Con ella también se pueden tratar problemas de impotencia y falta de lívido.
  • Se consigue corregir problemas de menstruación irregular, abundante y todo lo relacionado con el aparato reproductor femenino y masculino. Hay que mencionar en este apartado, que puede ayudar mucho en problemas de infertilidad.
  • Es muy efectivo en el tratamiento de problemas dérmicos, por ejemplo: psoriasis, dermatitis atópica, reducción de cicatrices, verrugas, etc.
  • También se puede actuar, sobre una serie de puntos, los cuales activan un proceso que hace que el cerebro genere endorfinas en altas dosis, asemejándose a la administración de morfina, sedando determinadas zonas del cuerpo sin la necesidad de tener que dormir al paciente ni administrarle anestésicos que en algunos casos no son tolerados por el enfermo y en otros se necesita que el paciente esté despierto.
  • No menos valioso es establecer que la Acupuntura se ha convertido también en una estupenda alternativa a la hora de conseguir recuperarse de manera más rápida de cualquier dolencia.

Para entender con mayor facilidad en que consiste el sistema energético vital, haré una comparación con otros sistemas con los que estamos más familiarizados, como por ejemplo el circulatorio, qué partiendo del corazón, se extiende por todo el organismo sirviéndose de diferentes vasos arteriales que distribuyen la sangre enriquecida a todo el cuerpo. O igualmente, el sistema nervioso qué partiendo del cerebro, se extiende a lo largo y ancho de la anatomía humana, utilizando múltiples ramificaciones nerviosas capaces de aportar la sensibilidad necesaria a todo el conjunto anatómico.

Con igual similitud, existe también un extenso sistema energético, que partiendo de los pulmones se extiende por todo el organismo, nutriendo de energía vital a cada una de las partes que lo componen.

Dicha energía, es extraída de los alimentos por el estómago (energía Inn), uniéndose seguidamente a la que los pulmones reciben del aire (energía Iang) para dar comienzo a un incesante fluir energético, qué partiendo de los pulmones, recorre y nutre todo el conjunto orgánico por medio de diferentes canales de circulación de la energía llamados Meridianos. Esta distribución de energía vital es la que hace posible el funcionamiento de los órganos principales y como consecuencia, el de todo el resto del conjunto corporal.

El número de canales energéticos que recorren el organismo nutriendo de energía a cada una de las partes que lo componen es de 68, sin embargo, son 12 los principales. Cada uno de estos meridianos lleva el nombre del órgano principal con el que tiene mayor relación, esto es, Meridiano del Pulmón, Meridiano del Intestino Grueso, Meridiano de la Vejiga, etc.

La alteración de uno o varios de estos Meridianos puede producirse por exceso, insuficiencia o bloqueo de esta energía, dando lugar a la enfermedad.

La Acupuntura lleva ya miles de años produciendo resultados positivos sobre distintas enfermedades, dolencias y molestias simplemente; por esta razón, aún hoy en día sigue suscitando interés y ganando terreno e incluso normalizándose en muchos hospitales alrededor del mundo.

Para los pacientes que optan por probar esta técnica terapéutica milenaria, los beneficios son muchos, desde una disminución en los medicamentos que toman (en todo momento siendo controlado, este descenso, por un médico), hasta una relajación y un nivel de energía más elevado y equilibrado.

Existen más de mil puntos de acupuntura en el cuerpo, los cuales pueden ser estimulados con calor, frío, ultrasonido, láser, agujas,… para obtener resultados terapéuticos. Los chinos explicaban los beneficios de la Acupuntura porque estimulaba a la energía, pero gracias a diversos estudios científicos se ha demostrado que al estimular estos puntos se producen reacciones, en la química de la sangre, en las funciones glandulares y en la actividad cerebral. La Acupuntura poco a poco va dejando de ser algo místico o puramente espiritual y convirtiéndose en una ciencia médica, que ha sido comprobada con investigaciones científicas y validada su eficacia por la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.).

Como es fácil de entender, ni la Acupuntura ni ninguna otra ciencia sanitaria son la panacea de la medicina, sin embargo, la eficacia de la Acupuntura en infinidad de enfermedades es a menudo sorprendente, sin que con ello se pretenda asegurar que los resultados positivos se produzcan en todos los enfermos, o en todas las enfermedades.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar